• nash

EL AMOROSO RECHAZO

Actualizado: 1 de oct de 2018


¿Puedo algo que amaba, rechazarlo por completo? Si, la respuesta es definitivamente sÍ y estoy convencida de que lo hago por amor propio. Déjame explicarte.


Estaba en un avión de regreso de dar un taller de bienestar integral, en el que había visto a muchas mujeres listas para hacer cambios contundentes en su vida que las guiarían a ser su mejor versión. Venía emocionada porque en cada una de ellas estaba la representación de mi misma años atrás, cuando había decidió por completo amarme más, no soltar la lealtad personal nunca y empezar el camino hacia el bienestar integral.


Pensaba en ese momento de cambio y en la ilusión de cada uno de sus rostros… y me veía ahí, sentada en el avión con mis ex galletas favoritas de toda la vida y un café listos para ser devorados en cualquier momento, total: “es lo que dan en los aviones y a más de 10mil pies es imposible rechazarlo” pensaba, además “que tanto es tantito” y “recordar es volver a vivir, amabaaa de verdad esas galletas!!”. Entonces pesé en lo feliz que soy con mi nueva vida, lo mucho que gradezco cada día que la salud me permite tener un ritmo acelerado pero lleno de calidad, recordé lo feliz que me hace sentirme con energía sostenida y cómo cada alimento que ingiero, multiplica mis años en el planeta por muchos más… así es que decidí decir que no.

Mi cuerpo merece mucho más que eso. Mis emociones también. Entonces, ¿puedes algo que amabas, rechazarlo por completo? Estoy convencida de que sí, si en la actualidad no te suma ni engrandece tu bienestar, definitivamente sí y ¿sabes por que? Por puritito amor propio. En este caso fue la comida, pero esto se traduce en ex parejas, personas que no te hacen bien, hábitos, trabajos, comportamientos… siempre pregúntate:

1. ¿Me suma y mejorará mi calidad personal?

2. ¿Realmente lo necesito?

3. ¿Cómo me voy a sentir después de (hacerlo, comerlo, verlo, etc)?


Si las respuestas son todas positivas, adelante, ejecuta. Si alguna de ellas resulta negativa, piénsalo 2 veces y toma la mejor decisión. A veces los años, la costumbre y la adicción (a comidas, personas, actitudes) nos hacen responder en automático repitiendo patrones que en la actualidad son obsoletos, pues ya no suman en nuestro objetivo de vida. Siempre es importante tener presente que más vale cambiar la satisfacción inmediata, por la gratificación permanente y que solo el amor propio nos dará la fuerza para poder implementarlo.


Date unos segundos para conscientemente rechazar aquello que alguna vez amaste, pero que hoy no mereces más en tu vida… además, se siente taaaan bien. Puedes hacerlo, mereces hacerlo, a partir de hoy hazlo. Rechaza, regálatelo. Confío en ti y en tu grandeza para construir tu día a día.



6 vistas

© 2023 por  SociaLight.

Creado con Wix.com